User Tag List

Risultati da 1 a 4 di 4
  1. #1
    Forumista storico
    Data Registrazione
    07 Mar 2004
    Messaggi
    42,452
    Mentioned
    1 Post(s)
    Tagged
    0 Thread(s)

    Predefinito Pure gli spagnoli lo dicono...

    Le Pen en Francia, Umberto Bossi en Italia, Jörg Haider en Austria, Filip Dewinter en la Bélgica flamenca y Pim Fortuyn en Holanda, entre otros. Los partidos de criptofascistas han crecido en Europa a la sombra de la necedad de los partidos democráticos, la corrupción de muchos de sus dirigentes, el anhelo de la izquierda de ser de centro y el miedo a la inmigración




    Europa se rasga las vestiduras. En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, el candidato del ultraderechista Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen, ha quedado en segundo lugar (17% de votos) y disputará la Presidencia a Jacques Chirac en la segunda vuelta. Era un riesgo anunciado, convertido en peligro.

    El ascenso de Le Pen no es una flor exótica. En la vieja Europa, los partidos ultraderechistas escalan puestos en los resultados electorales: la xenófoba Liga del Norte de Umberto Bossi gobierna en Italia en coalición con Berlusconi; el autoritario partido de Haider (27% de los votos) forma coalición gobernante en Austria; el ultranacionalista Bloque Flamenco de Dewinter es la tercera fuerza política electoral belga; en Dinamarca, el racista PPD (9% de los votos) se coaliga con la derecha tradicional que no gobierna desde hace 72 años; en Noruega, el ultraderechista Partido del Progreso Noruego obtuvo un 13% de los votos en las elecciones comunales, y la ultraconservadora Unión Democrática de Centro ha conseguido el 22% de los votos en Suiza. Los partidos criptofascistas han crecido a la sombra de la necedad de los partidos democráticos de siempre, de la corrupción de bastantes de sus dirigentes y militantes destacados, del anhelo de la izquierda de ser considerada de centro y, muy especialmente, del miedo que causa la inmigración, sobre todo cuando es de una cultura diferente como la musulmana.

    Quizás políticos como Chirac y Jospin hayan creído que su encant%7F personal era suficiente para coovencer de nuevo al electorado. Han olvidado que los ciudadanos soportan problemas (reales y también imaginados) a los que no ven solución ni explicación. Un 20% de los votantes de Le Pen son varones entre 18 y 24 años, trabajadores y empleados con escaso nivel de instrucción; un 30% de los parados votaron a Le Pen y un 57% de sus electores lo hicieron por miedo a la inmigración.

    Los partidos republicanos y democráticos franceses se han dejado arrebatar objetivos políticos que, en manos de Le Pen, se han transformado en la música del flautista de Hamelin, el que hipnotizaba a ratas y a niños con el son de su flauta. Algunos expertos en sociología electoral han dicho que el Frente Nacional de Le Pen es el primer partido obrero de Francia, habida cuenta del número de votos conseguidos en zonas que siempre han votado al Partido %5Bosialisua Francís y al Comunista. Pero oonviene recordas que el partido nazi de Hitler se denominó anteriormente Partido Obrero Alemán. También Adolf Hitler se aprovechó de la ceguera y la incompetencia de los partidos democráticos alemanes para utilizar la demagogia a placer y obtener el 33% de los votos que le dio el poder. Las consecuencias son de todos conocidas.

    Ahora la situación es otra, pero una parte considerable de la ciudadanía ve aumentar sus miedos e iras sin obtener respuesta alguna. El politólogo francés Jean Yves Camus relaciona los avances electorales de la ultraderecha europea con la progresión del neoliberalismo económico, es decir, de las consecuencias de la aplicación de las recetas neoliberales: empleo precario, aumento de la pobreza, desigualdad... En Francia, una encuesta publicada por el diario 'L'Humanité' indica que ya son mayoría (44%) los ciudadanos que creen que se vive peor que antes.

    Camus considera que el avance del neoliberalismo ha provocado que la ultraderecha aumente sus bases sociales, aunque partidos ultraderechistas como el PFO austriaco o la UDC suiza incluyan propuestas en sus programas económicos, como la desregulación total de la economía y la reducción (casi supresión) de gasto social, que harían felicísimo a un ultraliberal. El secreto del avance de la ultraderecha está en la ceguera y la torpeza de los partidos democráticos para hacer frente a problemas de los ciudadanos; en la entrega de la izquierda moderada al totalitarismo del pensamiento único y en su renuncia a la hegemonía de la política sobre la economía. Ya han empezado a decir los analistas y editorialistas que el ascenso de Le Pen es un aviso y un castigo del electorado a los grandes partidos democráticos.

    Y en la otra orilla de la cuestión, el avance ultraderechista se explica también por el uso machacón de un discurso demagógico (engañoso, pero halagador) que dice lo que el ciudadano atemorizado, desinformado y desorientado quiere oír.

    Los ultraderechistas europeos han renunciado a presentarse como sucesores de fascistas y nazis de los años treinta; también han abandonado gran parte de la retórica de los autoritarismos y han aceptado una modernización de sus organizaciones. Y se han afianzado con un programa basado en la explotación del miedo a la inseguridad, en la xenofobia (más digerible electoralmente que el racismo puro y duro) y también en un cultivo del nacionalismo irracional. A partir de esas premisas, líderes demagógicos y populistas han apuntalado los nuevos partidos autoritarios en Europa.

    Le Pen en Francia, Umberto Bossi en Italia, J%F6rg Haider en Austria, Filip Dewinter en la Bélgica flamenca y Pim Fortuyn en Holanda, entre otros, han manipulado las palabras con eficacia y se han presentado ante la opinión pública como políticos contra el sistema, opuestos a la inmigración (a la que hacen responsable de los males ciudadanos), defensores de la seguridad al precio que sea y contrarios a la Unión Europea.

    Así las cosas, quizás convenga reaccionar de una vez por todas en estos tiempos de pensamiento único neoliberal; quizás convenga levantar con pasión la bandera de los Derechos Humanos Universales como nueva Utopía por la que volver a entusiasmarse; quizás la llamada izquierda moderada deba volver a usar la razón como la gran herramienta para abordar cambios sociales y económicos necesarios y no depender tanto del marketing electoral. Quizás. Pero el si autoritarismo se instala de nuevo con fuerza entre nosotros, veremos un retroceso humano inenarrable. La barbarie campará aún más a sus anchas.

    Por Xavier Caño Tamayo






    se non capite qualcosa ditemelo....
    come vedete anche gli spagnoli se la sono fatta una certa idea sul vostro conto....

    •   Alt 

      TP Advertising

      advertising

       

  2. #2
    PADANIA LIBERA!
    Data Registrazione
    05 Mar 2002
    Località
    Piemonte
    Messaggi
    4,497
    Mentioned
    0 Post(s)
    Tagged
    0 Thread(s)

    Predefinito

    Ah beh...se lo dicono gli Spagnoli...è risaputo che loro hanno la verità assoluta tra le mani!
    Ma dimmi...quando dici "anche gli spagnoli lo dicono"...quanti sono questi spagnoli?Tutto il popolo o solo il giornalista che ha scritto il pezzo?
    Saluti Padani

  3. #3
    il merovingio
    Data Registrazione
    01 Apr 2009
    Località
    Nel cuore profondo della Padania
    Messaggi
    8,652
    Mentioned
    3 Post(s)
    Tagged
    1 Thread(s)

    Predefinito Re: Pure gli spagnoli lo dicono...

    In origine postato da blob21
    Le Pen en Francia, Umberto Bossi en Italia, Jörg Haider en Austria, Filip Dewinter en la Bélgica flamenca y Pim Fortuyn en Holanda, entre otros. Los partidos de criptofascistas han crecido en Europa a la sombra de la necedad de los partidos democráticos, la corrupción de muchos de sus dirigentes, el anhelo de la izquierda de ser de centro y el miedo a la inmigración




    Europa se rasga las vestiduras. En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, el candidato del ultraderechista Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen, ha quedado en segundo lugar (17% de votos) y disputará la Presidencia a Jacques Chirac en la segunda vuelta. Era un riesgo anunciado, convertido en peligro.

    El ascenso de Le Pen no es una flor exótica. En la vieja Europa, los partidos ultraderechistas escalan puestos en los resultados electorales: la xenófoba Liga del Norte de Umberto Bossi gobierna en Italia en coalición con Berlusconi; el autoritario partido de Haider (27% de los votos) forma coalición gobernante en Austria; el ultranacionalista Bloque Flamenco de Dewinter es la tercera fuerza política electoral belga; en Dinamarca, el racista PPD (9% de los votos) se coaliga con la derecha tradicional que no gobierna desde hace 72 años; en Noruega, el ultraderechista Partido del Progreso Noruego obtuvo un 13% de los votos en las elecciones comunales, y la ultraconservadora Unión Democrática de Centro ha conseguido el 22% de los votos en Suiza. Los partidos criptofascistas han crecido a la sombra de la necedad de los partidos democráticos de siempre, de la corrupción de bastantes de sus dirigentes y militantes destacados, del anhelo de la izquierda de ser considerada de centro y, muy especialmente, del miedo que causa la inmigración, sobre todo cuando es de una cultura diferente como la musulmana.

    Quizás políticos como Chirac y Jospin hayan creído que su encant%7F personal era suficiente para coovencer de nuevo al electorado. Han olvidado que los ciudadanos soportan problemas (reales y también imaginados) a los que no ven solución ni explicación. Un 20% de los votantes de Le Pen son varones entre 18 y 24 años, trabajadores y empleados con escaso nivel de instrucción; un 30% de los parados votaron a Le Pen y un 57% de sus electores lo hicieron por miedo a la inmigración.

    Los partidos republicanos y democráticos franceses se han dejado arrebatar objetivos políticos que, en manos de Le Pen, se han transformado en la música del flautista de Hamelin, el que hipnotizaba a ratas y a niños con el son de su flauta. Algunos expertos en sociología electoral han dicho que el Frente Nacional de Le Pen es el primer partido obrero de Francia, habida cuenta del número de votos conseguidos en zonas que siempre han votado al Partido %5Bosialisua Francís y al Comunista. Pero oonviene recordas que el partido nazi de Hitler se denominó anteriormente Partido Obrero Alemán. También Adolf Hitler se aprovechó de la ceguera y la incompetencia de los partidos democráticos alemanes para utilizar la demagogia a placer y obtener el 33% de los votos que le dio el poder. Las consecuencias son de todos conocidas.

    Ahora la situación es otra, pero una parte considerable de la ciudadanía ve aumentar sus miedos e iras sin obtener respuesta alguna. El politólogo francés Jean Yves Camus relaciona los avances electorales de la ultraderecha europea con la progresión del neoliberalismo económico, es decir, de las consecuencias de la aplicación de las recetas neoliberales: empleo precario, aumento de la pobreza, desigualdad... En Francia, una encuesta publicada por el diario 'L'Humanité' indica que ya son mayoría (44%) los ciudadanos que creen que se vive peor que antes.

    Camus considera que el avance del neoliberalismo ha provocado que la ultraderecha aumente sus bases sociales, aunque partidos ultraderechistas como el PFO austriaco o la UDC suiza incluyan propuestas en sus programas económicos, como la desregulación total de la economía y la reducción (casi supresión) de gasto social, que harían felicísimo a un ultraliberal. El secreto del avance de la ultraderecha está en la ceguera y la torpeza de los partidos democráticos para hacer frente a problemas de los ciudadanos; en la entrega de la izquierda moderada al totalitarismo del pensamiento único y en su renuncia a la hegemonía de la política sobre la economía. Ya han empezado a decir los analistas y editorialistas que el ascenso de Le Pen es un aviso y un castigo del electorado a los grandes partidos democráticos.

    Y en la otra orilla de la cuestión, el avance ultraderechista se explica también por el uso machacón de un discurso demagógico (engañoso, pero halagador) que dice lo que el ciudadano atemorizado, desinformado y desorientado quiere oír.

    Los ultraderechistas europeos han renunciado a presentarse como sucesores de fascistas y nazis de los años treinta; también han abandonado gran parte de la retórica de los autoritarismos y han aceptado una modernización de sus organizaciones. Y se han afianzado con un programa basado en la explotación del miedo a la inseguridad, en la xenofobia (más digerible electoralmente que el racismo puro y duro) y también en un cultivo del nacionalismo irracional. A partir de esas premisas, líderes demagógicos y populistas han apuntalado los nuevos partidos autoritarios en Europa.

    Le Pen en Francia, Umberto Bossi en Italia, J%F6rg Haider en Austria, Filip Dewinter en la Bélgica flamenca y Pim Fortuyn en Holanda, entre otros, han manipulado las palabras con eficacia y se han presentado ante la opinión pública como políticos contra el sistema, opuestos a la inmigración (a la que hacen responsable de los males ciudadanos), defensores de la seguridad al precio que sea y contrarios a la Unión Europea.

    Así las cosas, quizás convenga reaccionar de una vez por todas en estos tiempos de pensamiento único neoliberal; quizás convenga levantar con pasión la bandera de los Derechos Humanos Universales como nueva Utopía por la que volver a entusiasmarse; quizás la llamada izquierda moderada deba volver a usar la razón como la gran herramienta para abordar cambios sociales y económicos necesarios y no depender tanto del marketing electoral. Quizás. Pero el si autoritarismo se instala de nuevo con fuerza entre nosotros, veremos un retroceso humano inenarrable. La barbarie campará aún más a sus anchas.

    Por Xavier Caño Tamayo


  4. #4
    Moderatore
    Data Registrazione
    05 Mar 2002
    Località
    La Lupa romana è una cagna bastarda che muore allattando 2 figli di puttana
    Messaggi
    8,867
    Mentioned
    0 Post(s)
    Tagged
    0 Thread(s)

    Predefinito

    Non solo gli spagnoli lo dicono:

    Tu che odi dio e la vita cristiana
    Senti la sua presenza come un doloroso cancro
    Vengano profanate e profanate aspramente
    Le praterie del cielo bagnate di sangue

    Odiatore di dio
    E della peste della luce

    Guarda negli occhi paralizzati di dio
    E sputa al suo cospetto
    Colpisci a morte il suo miserevole agnello
    Con la clava

    Dio, con ciò che ti appartiene ed i tuoi seguaci
    Hai mandato il mio regno di Norvegia in rovine
    I tempi antichi, le solide usanze e tradizioni
    Hai distrutto con la tua orrida parola
    Ora vai via dalla nostra terra!

 

 

Discussioni Simili

  1. dicono cosa , dicono quanto ma mai dicono come
    Di furbo nel forum Politica Nazionale
    Risposte: 10
    Ultimo Messaggio: 02-03-08, 05:29
  2. Pure gli statunitensi lo dicono...
    Di Outis nel forum Comunismo e Comunità
    Risposte: 2
    Ultimo Messaggio: 09-03-07, 03:43
  3. Ecco, ci dicono pure cosa si deve leggere o guardare!
    Di Jerome nel forum Centrosinistra Italiano
    Risposte: 5
    Ultimo Messaggio: 09-05-06, 10:43
  4. Spagnoli A Flr
    Di rik3356 nel forum Aviazione Civile
    Risposte: 16
    Ultimo Messaggio: 21-07-05, 09:56
  5. Risposte: 20
    Ultimo Messaggio: 13-08-04, 10:13

Permessi di Scrittura

  • Tu non puoi inviare nuove discussioni
  • Tu non puoi inviare risposte
  • Tu non puoi inviare allegati
  • Tu non puoi modificare i tuoi messaggi
  •  

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226