User Tag List

Risultati da 1 a 2 di 2
  1. #1
    W Charles A. Lindbergh 21.5.1927
    Data Registrazione
    20 Apr 2002
    Località
    la Terra, quarta via, presso l'Unione Nazionale per la Giustizia Sociale - Fronte Cristiano. NO AL NAZISMO DISUMANO; NO AL FASCISMO LIBERTICIDA; NO AL CAPITALISMO SFRUTTATORE; NO AL COMUNISMO ATEO.
    Messaggi
    3,432
    Mentioned
    0 Post(s)
    Tagged
    0 Thread(s)

    Predefinito 500 anni dalla morte di Isabella la Cattolica

    Nazionalità: Castilla
    Madrigal de las Altas Torres 22-4-1451 - Medina del Campo 26-11-1504

    Isabella la Cattolica dona i suoi gioielli per finanziare l'impresa di Cristoforo Colombo
    Prosit


    •   Alt 

      TP Advertising

      advertising

       

  2. #2
    W Charles A. Lindbergh 21.5.1927
    Data Registrazione
    20 Apr 2002
    Località
    la Terra, quarta via, presso l'Unione Nazionale per la Giustizia Sociale - Fronte Cristiano. NO AL NAZISMO DISUMANO; NO AL FASCISMO LIBERTICIDA; NO AL CAPITALISMO SFRUTTATORE; NO AL COMUNISMO ATEO.
    Messaggi
    3,432
    Mentioned
    0 Post(s)
    Tagged
    0 Thread(s)

    Predefinito


    http://www.democracianacional.org/portal/
    El próximo 26 de noviembre se conmemora el V Centenario de la muerte de Isabel la Católica. Hoy, cuando algunos pueblos desconsideran a la mujer, a nuestra patria le corresponde el honor de haber sido forjada por un hombre y una mujer que siempre se tuvieron por iguales tal como evidencia su lema “Tanto monta…”. Ante la tumba de Isabel la Católica es preciso reactualizar su construcción política y traducirla al lenguaje de la actualidad. Eso es lo que os propone Democracia Nacional.
    LO QUE SUPUSO EL CICLO DE LA RECONQUISTA. MISIÓN Y DESTINO.
    Este reinado que ocupa la segunda mitad del siglo XV y los primeros años del siglo XVI tiene un hito central: la toma de Granada en 1492 que supondrá el impulso decisivo para la formación de la unidad nacional cuya última prolongación será la incorporación del Reino de Navarra en 1512.
    A nadie se le escapa la importancia política de este hecho que supone
    - la superación del largo período de dominación islámica,
    - la unificación de los territorios peninsulares en un solo Reino y
    - la apertura de un nuevo período histórico.
    Si hasta entonces, entre el 711 y 1492, la misión y el destino de España eran recuperar el territorio invadido y concentrar las energías de los pueblos peninsulares; a partir de ese momento, alcanzado el objetivo, España pudo forjarse un nuevo proyecto: la expansión territorial sobre la que se vehiculiza el catolicismo y que tiene tres ejes centrales: hacia América, hacia Europa y hacia el Mediterráneo. En la realización de ese proyecto, España pasa a ser Imperio y, más tarde, Nación. Los antiguos reinos conservan sus fueros y no es sino hasta el siglo XVIII cuando aparecen las muestras de centralismo (con la monarquía borbónica) y luego de jacobinismo, nivelación y abolición de las tradiciones forales.
    COMUNIDAD HISTÓRICA, CULTURAL Y RELIGIOSA
    Y este aspecto tiene una gran importancia en este momento en el que vivimos un momento de explosión centrífuga de la unidad nacional. Es significativo que los Reyes Católicos nunca se autotitularon «Reyes de España», sino que siempre utilizaron la fórmula «Rey e Reyna de Castilla, de Leon, de Aragon, de Siçilia, de Toledo...». Pero nadie razonable ponía en duda que estos territorios eran “de España”. Desde la más remota edad media ya se utilizaban los términos «Regnum Hispaniae», «Reges Hispanici» o «Reges Hispaniae».
    “España” era en el imaginario colectivo de los habitantes de la península en la Edad Media, una comunidad histórica, religiosa y cultural, que poseía un pasado común (romano y visigodo). A causa de la invasión islámica, este territorio perdió su unidad política y tras el largo paréntesis de ocho siglos, la recupera, gracias precisamente a Isabel I de Castilla y a Fernando II de Aragón.
    Nadie en la Edad Media dudaba que los reinos peninsulares pertenecían a una comunidad más amplia, la Cristiandad, que estaba separada por todo tipo de barreras (lingüísticas, étnicas, religiosas, antropológicas, culturales, psicológicas) del Islam. A nadie razonable se le hubiera ocurrido en aquellas centurias aludir a “multicuturalidad”, “mestizaje”, “país de las tres culturas” o demás lindezas descubiertas hoy por los practicantes impenitentes de la estupidez y el absurdo.
    Se asumía que la invasión islámica había producido la “divisio regnorum”, pero todos los reinos peninsulares de los territorios liberados del Islam, mantuvieron siempre la conciencia de un origen común a pesar de la pluralidad de costumbres locales y dinastías propias. Ninguno de los reinos cristianos peninsulares rechazaba la calificación de “Regnum Hispaniae”. Son famosos los versos del Poema de Mío Cid: «Oy los reyes d'España sos parientes son; / a todos alcança onrra por el que en buena ora naçio». Sólo para los alucinados nacionalistas de nuestros días, a lo Ibarretxe o Arzallus, a lo Carod-Rovira, pueden negar que existiera en el momento en que se compuso este poema, sino una “conciencia nacional”, si al menos, la sensación de vinculación a una misma unidad histórica y a un pasado común. Lo que Menéndez Pidal llamó un «valor nacional».
    No existían posibilidades de unificar estos reinos a causa de las rivalidades dinásticas y una dinámica histórica que había hecho que los distintos núcleos de los que partió la Reconquista, no estuvieran en condiciones de unificarse hasta finales del siglo XV. La cristalización de esta sensación que constituyó el trasfondo de toda la edad media peninsular, correspondió a los Reyes Católicos.
    Nadie razonable puede negar, a la vista de la documentación de la época, que aunque los Reyes Católicos nunca se dieron a sí mismo el nombre de “Reyes de España”, fueron muchos los que en esa misma época, les consideraron ya con este título. Luego, en las décadas siguientes, la dinámica histórica determinó que se impusiera el nombre de “las España” en el período de los Austrias. Siguieron existiendo los fueros de Castilla y de Aragón, de Navarra y de Granada, se siguieron reuniendo las instituciones forales… pero ya se tenía conciencia de pertenencia a una misma unidad histórica recuperada tras ocho siglos de lucha contra el Islam. En su proyección interior siguieron existiendo las instituciones forales, pero en su proyección exterior, era en el Imperio Español en donde no se ponía el Sol.
    CUANDO ACABA EL CICLO DE LA RECONQUISTA Y EMPIEZA EL CICLO IMPERIAL
    Atrás quedó una lucha sin perdón contra el Islam. La empresa que empezó en los montes astures y en los pequeños núcleos desde los que irradió la Reconquista, se coronó en 1492 en Granada y unos años después con la incorporación de Navarra. El ciclo se cerró.
    Pues bien, en estos días hemos asistido al bochornoso espectáculo de un presidente de gobierno que, para evitar una confrontación con nacionalistas e independentistas, insulta a los defensores de la objetividad histórica, llamándoles “talibanes” y “fundamentalistas” e ignora completamente las diferentes entre “nación” y “nacionalidad”, todo ello para abordar la obra de demolición de lo conseguido en 1492, demolición exigida por los independentistas de ERC. No se trata ya de falta de valor, de ausencia de personalidad o simplemente de una enésima muestra de talante y falta de redaños: se trata del peor caso de cobardía que ha visto la historia de España en la que un presidente débil, sin carácter, ZP “el hormonado”, no le importa demoler una nación entera, un pasado histórico común, para poder permanecer en el poder apenas unos años.
    Fernando II de Aragón fue el modelo que consideró Maquiavelo para redactar su libro “El Príncipe”, un verdadero cerebro político, un líder militar y un genial organizador. Isabel I de Castilla aportó a estas cualidades la escala de valores que debía guiar el nuevo ciclo en la historia de España. A Isabel I le cuadra el título de Reina Católica por que, efectivamente, dio al naciente reino reunificado, la misión y el destino de expandir la cristiandad.
    LA FORJA DE LA ESPAÑA MODERNA POR ISABEL Y FERNANDO
    En este sentido los Reyes Católicos asumieron un hecho al que posteriormente se le ha reconocido un valor político fundamental, a saber: que un Estado en tanto más viable cuanto más homogéneas son sus partes. Homogéneas, no uniformizadas; homogéneas, es decir, no contradictorias. Para que exista una unidad nacional era fundamental que existiera una unidad religiosa y cultural. Dos bolsas disidentes impedían esa unidad: judíos y moriscos. Por duro que pueda parecer a los ojos de la modernidad la expulsión de unos y otros, fue necesaria para garantizar que España no iba a ser un mosaico a modo de los Balcanes, sacudida periódicamente por interminables guerras civiles. La unidad religiosa evitó que España en los años siguientes se viera desgarrada por las guerras de religión que sacudieron a toda Europa. No es por casualidad que en esos años en los que Europa ensombrece por las guerras de religión, España, afrontando la defensa del catolicismo en Europa, lo difunde en América, registrando la mayor expansión de su Historia.
    LA GEOPOLÍTICA INSTINTIVA DE LOS REYES CATÓLICOS
    En el período de los Reyes Católicos no se conocía lo que era la geopolítica, sin embargo, las grandes iniciativas políticas que afrontaron se basaban en criterios que hoy pueden ser considerados geopolíticos: el primero de todos es que la uniformidad territorial facilita la creación de naciones y la ausencia de fronteras naturales se convierte en un obstáculo que impide prolongar la estabilidad de una nación durante muchos años. Ninguna barrera geopolítica separaba Castilla de Aragón, de Navarra o de Catalunya o el Reino de Valencia o Murcia… luego un fatalismo histórico llevaba necesariamente a la unidad de los territorios peninsulares. Quedaba Granada.
    En un momento en el que los turcos se enseñoreaban del Mediterráneo, albergar un territorio peninsular en el que una de sus zonas costeras compartiera la misma religión que los otomanos y una misma psicología, suponía el riesgo de retroceder 800 años en la historia y encontrarse, de repente, con los bonetes rojos y los turbantes blancos de los turcos desparramándose por las Alpujarras y reemprendiendo el asalto al resto de España. Por eso, fue Isabel I de Castilla quien empeñó su patrimonio y su salud en la empresa de concluir la Reconquista y liquidar el último y decadente foco de resistencia islámica en Granada.
    Sus sucesores lograron extirpar el cáncer morisco que había pactado con los turcos, vencer en Lepanto y a las puertas de Viena a los ejércitos otomanos y conjurar durante cuatrocientos cincuenta años el peligro islámico en Europa.
    Unidad territorial, unidad religiosa, fueron condiciones necesarias para el formidable despegue de España en el siglo XVI. Se lo debemos en gran medida en Isabel I de Castilla que supo cristalizar un anhelo histórico que nunca se había disipado desde que el lodo tragó al último Rey Visigodo en el curso de su última batalla.
    La Reina Católica entendió enseguida que la presión de los turcos en el Este de Europa, constreñía a España a buscar una política de contención del Islam en aquellas zonas (que luego sus sucesores, especialmente Carlos V y Felipe II, cristalizarán brillantemente) y de búsqueda de un nuevo “espacio vital” que encontraron en el Nuevo Mundo.
    IMPEDIR QUE SE DILAPIDE EL LEGADO DE LA REINA CATÓLICA
    Este año, el 26 de noviembre, se cumple el 500 aniversario de la muerte de la Reina Católica. Justamente en estos momentos su legado corre el riesgo de dilapidarse por culpa de políticos incapaces, cretinos estructurales y arrivistas sin escrúpulos. Pero España es irreversible y la rueda de la historia jamás da marcha atrás. Desde que en los orígenes del mundo clásico, a este extremo del Mediterráneo se le llamara “Hespérides”, “Hispaniae”, el territorio peninsular ha sido una unidad geopolítica en la que ninguna de sus partes tenia un elemento diferencial lo suficientemente acusado como para justificar y facilitar un “rancho aparte”.
    Y es, justamente, en estos momentos en los que la Unión Europea se ha establecido como una “unión de Estados Nacionales”, superando para siempre las tensiones separatistas, es justamente ahora, cuando un gobierno débil e incapaz, precisa los votos de los independentistas y nacionalistas y está dispuesta a ceder en todas las exigencias que éstos socios le planteen a cambio de su voto. Es la política de los miserables. La política de los ZP, de los Carod, de los Maragall, de los Ibarreche, la política de los mediocres, cuya visión histórica no va más allá de sus narices.
    500 AÑOS DESPUÉS, AFRONTAMOS UNA NUEVA INVASIÓN
    No es raro que la clase política actual intente silenciar el legado y la figura de Isabel la Católica. Su mera presencia evidencia que no era preciso ser feminista, ni acogerse a una cuota del 50%, ni aparecer en Vogue, para que una mujer ocupara un lugar privilegiado en la política y en la historia de España.
    Los españoles de aquel tiempo respetaban a la mujer tanto como para establecer como lema del reinado el “tanto monta, monta tanto”, ejemplo de igualdad de derechos y de respeto a la mujer. Era el contraste con el ciclo histórico que se acababa de cerrar en el que un Islam, que despreciaba a la mujer, la consideraba como un objeto a merced del varón y, finalmente, permitía la poligamia, era expulsado y con él todos los atavismos propios de las tribus del desierto. La Reina Católica encarna en sí misma, en su poder, en su iniciativa y en su gestión, la incompatibilidad manifiesta con el mundo islámico que jamás hubiera permitido que una mujer, considerada como propiedad del varón, abandonara el hogar de éste del que, como máximo, era adorno.
    Hoy la globalización ha reconstruido una situación parecida a la que vivió la España medieval. En el 711, no más de 15.000 musulmanes se desparramaron por todo el territorio de la Península Ibérica. Hoy 600.000 marroquíes, descendientes de aquellos primeros invasores, han regresado a la península, en pateras, en camiones o con visados turísticos. De ellos, 300.000 son admiradores de Bin Laden (estadísticamente el 50% de los ciudadanos de Marruecos simpatizan con Bin Laden) y regresan a un suelo que algunos consideran suyo: Al-Andalus, nombre islámico de la Península Ibérica.
    Algunos de ellos reivindican mediante el terrorismo esta tierra en la que fueron invasores y de las que ya se les expulsó. Pretenden derechos que los españoles no tenemos. Y el gobierno débil y cobarde, cede, cede, cede... Mientras que niega la enseñanza del catolicismo en las escuelas, acepta la enseñanza del Islam en esas mismas escuelas… No es sólo débil y cobarde, es irresponsable y ciego. Es suicida y miserable. Es la negación de cualquier idea de lealtad al pasado histórico lo que se sienta en la Moncloa. Es la negación de cualquier visión de Estado. Es la negación, en definitiva, de la Reina Católica y de su obra.
    Hubo una Reconquista. Será preciso otra a la vista del proceso de formación de grupos terroristas islámicos, tras los atentados del 11-M y tras la sistemática colonización que está llevando Marruecos en Canarias, considerada por ellos como elemento integrante del Gran Marruecos que algunos extienden hasta los Pirineos. El ascenso del fundamentalismo islámico, la formación de guetos en los arrabales de nuestras ciudades, los primeros atentados terroristas… todo ello conforma un panorama extremadamente problemático que puede ensombrecerse aún más en los próximos años y ante el cual es preciso permanecer vigilantes.
    REACTUALIZAR Y TRADUCIR EL MENSAJE DE ISABEL LA CATÓLICA AL LENGUAJE Y A LOS CONFLICTOS DE LA ESPAÑA DEL SIGLO XXI
    Es preciso jurar ante la tumba de Isabel la Católica, en este V Centenario, que la patria que nos legaron nuestros antepasados va a seguir existiendo y que ningún político débil y cobarde, va a liquidar el legado de la Reina Católica.
    Que lo sepan quienes lo niegan y lo dudan: ESTA ES NUESTRA PATRIA Y VAMOS A DEFENDERLA.
    Que lo sepan quienes prefieren ignorarlo: ESTA PATRIA NO HA NACIDO DEL MESTIZAJE, NI DEL MULTICULTURALISMO, SINO QUE NUESTRO BIENESTAR Y NUESTRA IDENTIDAD SE HAN ASENTADO SOBRE LA UNIDAD POLÍTICA Y RELIGIOSA.
    Que lo sepan quienes son expertos en la manipulación de la historia: DESDE LAS HESPÉRIDES, DESDE LA HISPANIAE ROMANA, DESDE EL REINO VISIGODO, ESTE PAIS ES UNA UNIDAD Y LO SERÁ TANTO MAS. PUEDE HABER TECHOS AUTONÓMICOS TANTO O MÁS ELEVADOS QUE LOS ACTUALES, PERO A CAMBIO, LAS AUTONOMÍAS DEBEN OFRECER ALGO IMPORTANTE AL ESTADO Y A LA NACION: LEALTAD. Y no es precisamente lealtad lo que se ve hoy en los líderes independentistas y nacionalistas, sino apenas un afán desmesurado por el control de la caja.
    Ante la tumba de Isabel la Católica, en este V Centenario es preciso asumir un compromiso de continuidad con el legado de la Reina:
    - Que España siga siendo una Nación, esto es una unidad y que sus partes tengan sus fueros y sus libertades tan altas como sean capaces de demostrar lealtad.
    - Que España no es ni será una nación mestiza, que la actual oleada migratoria corre el riesgo de desfigurar étnica, cultural, religiosa y antropológicamente nuestro país.
    - Que España no puede renunciar a sus raíces católicas y, por tanto, debe defender una Constitución Europea en la que este rasgo quede definido explícitamente.
    Por eso, DEMOCRACIA NACIONAL OS DICE:
    - España es un Reino unificado desde los Reyes Católicos, que luego se transformó en Nación-Estado. NO A LOS MOVIMIENTOS CENTRÍFUGOS, NO A LAS CONCESIONES DEL GOBIERNO DÉBIL Y COBARDE A LOS NACIONALISTAS E INDEPENDENTISTAS.
    - España es la tierra de los españoles, por eso reivindicamos el derecho de los españoles a mantener nuestra identidad y nuestros privilegios derivados de nuestra nacionalidad, sobre nuestro territorio. NO A LA INMIGRACIÓN MASIVA E ILEGAL, NO A LA ENSEÑANZA DEL ISLAM EN LAS ESCUELAS, NO AL TERRORISMO ISLÁMICO, DEFENSA Y CONTENCIÓN ANTE EL EXPANSIONISMO MARROQUÍ. DEFENSA DE LOS DERECHOS DE NUESTRA GENTE: ESPAÑOLES PRIMERO: EN LA DISTRIBUCIÓN DE AYUDAS SOCIALES, DE VIVIENDAS PROTEGIDAS, DE PUESTOS DE TRABAJO, DE BECAS.
    - España pertenece a Europa y tiene un sustrato común derivado del común pasado greco-latino y de la cristiandad. Es preciso defender esas señas de identidad. POR ESO ANTE EL PRÓXIMO REFERENDUM SOBRE LA CONSTITUCIÓN EUROPEA OS LLAMAMOS A VOTAR NULO CON LA CONSIGNA “SI A EUROPA, NO A ESTA CONSTITUCIÓN”. POR UNA DEFINICIÓN QUE INCLUYA EL ORIGEN CRISTIANO DE EUROPA.
    Creemos que con la defensa de estos puntos, asumimos la defensa de los valores de la Reina Católica y reactualizamos su legado en el siglo XXI.
    Dirección Ejecutiva de Democracia Nacional
    17 de noviembre de 2004
    Prosit


 

 

Discussioni Simili

  1. A novanta anni dalla morte di Lenin
    Di Muntzer nel forum Comunismo e Comunità
    Risposte: 1
    Ultimo Messaggio: 25-01-14, 12:12
  2. Craxi, a 10 anni dalla morte
    Di Bettino nel forum Sinistra Italiana
    Risposte: 88
    Ultimo Messaggio: 18-11-10, 16:31
  3. Ricordiamola a 30 anni dalla morte
    Di vandeano2005 nel forum Conservatorismo
    Risposte: 2
    Ultimo Messaggio: 27-05-08, 12:05
  4. Vota Antonio X I 40 Anni Dalla Morte
    Di SergioA. nel forum Destra Radicale
    Risposte: 0
    Ultimo Messaggio: 16-04-07, 18:54
  5. Isabella la Cattolica, fra mito e leggenda nera
    Di Thomas Aquinas nel forum Cattolici
    Risposte: 4
    Ultimo Messaggio: 23-11-04, 23:47

Permessi di Scrittura

  • Tu non puoi inviare nuove discussioni
  • Tu non puoi inviare risposte
  • Tu non puoi inviare allegati
  • Tu non puoi modificare i tuoi messaggi
  •  

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226